“Los actores americanos no están acostumbrados a que los dirijan”, entrevista con JC Falcón, director de People You May Know

JC Falcón acaba de terminar su película People You May Know y ya está pensando en proyectos de futuro. “Yo nunca tuve sueños Hollywoodianos”, nos explica el director nacido en Gran Canaria desde Los Ángeles, ciudad a la que llegó hace tres años para probar suerte lejos de la crisis económica que se vive en España. Con él hablamos de su último filme, el primero rodado en Estados Unidos, de cómo es hacer películas en los dos países, y de la situación actual del cine independiente.


¿Cómo han ido estas semanas de rodaje?

Ha sido toda una aventura porque ha sido muy corto, fueron 14 días efectivos de rodaje. Para mí era un reto, porque era la primera vez que rodaba un feature film en Estados Unidos, de carácter más profesional, con un equipo más amplio.

Hicimos un muy buen trabajo de planificación. Estuvimos varias semanas planificando bien la película y cada miembro del equipo tenía muy claro cuál era su cometido porque sabíamos que no teníamos tiempo para llegar al set y estar divagando sobre qué hacer. También hicimos un trabajo de ensayo con los actores. La idea era llegar, montar la cámara y empezar a rodar.

Fue una aventura muy positiva en todos los niveles, ha sido una escuela muy grande para mí. Quieras o no, cuando estás trabajando en un idioma que no es el tuyo, con otro tipo de estructura, siempre aprendes mucho. Ahora, a toro pasado, puedo decir que lo pase muy bien. Lo conseguimos, ¡al final lo conseguimos!

¿Cómo te lanzas a este reto, a grabar una película en dos semanas en Los Ángeles?

Te voy a ser sincero, como no puede ser de otra manera. Yo vine desde España porque, después de la estrena de mi película La Caja en 2007, en 2008 empezó la famosa crisis. Y si el cine siempre ha ido mal, a partir del 2008 fue prácticamente nulo. Vi que no había posibilidad de encontrar trabajo y, antes de tirar la toalla, miré de agotar el último cartucho yendo a Los Ángeles. Yo siempre he dicho que si a mí me dejan hacer mis peliculitas en España sería el más feliz del mundo, nunca tuve sueños Hollywoodianos. Vine con varios proyectos bajo el brazo y en estos años he estado moviéndolos y trabajando en ellos. Pero eran proyectos de carácter más ambicioso y, en este negocio nuestro, los plazos son muy lentos. ¡El tiempo se me comía! Se une que estás en un país extranjero, no estás arropado por tu familia, por tus amigos, y siempre es mucho más difícil. Hasta que de pronto un día me cambió el chip. Como dicen, “si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma” y pensé en plantear desde los inicios un proyecto en el que yo tuviera el 99% de seguridad de que lo iba a sacar adelante. Así fue. Es una historia de pocos personajes en la que los elementos que configuran la trama no precisan de una gran producción, está basada en la historia personal de estos personajes, en el diálogo. Tuve la suerte de que a las primeras personas a la que les propuse el proyecto a modo de inversores les encantó la historia y a partir de ahí me puse en contacto con Guillermo (Escalona), con La Panda, y con Pau (Brunet) y empezamos a moverlo todo. Te hablo del verano pasado. En septiembre-octubre empezamos a trabajar con La Panda y en un año prácticamente se ha conformado este proyecto.

Háblanos de la película, la historia que cuenta… Vemos que la comparáis con 500 days of summer,Obvious Child… ¿Es este tipo de comedia dramática?

Sí, es una comedia dramática, como digo yo, como la vida misma. La vida no es siempre comedia y no es siempre un drama, siempre está mezclado. Y en mis proyectos, me gusta jugar con eso.

PYMK director2
JC Falcón con el actor Mark Cirillo

Cuenta historias basadas en las relaciones, en los desengaños, en la frustración y en algún momento incluso en la pérdida de confianza que puedes tener en la gente que te rodea. Todo eso envuelto en unos personajes que están rondando la cuarentena, cuando empiezas a plantearte ciertas cosas en la vida. Es tarde para algunas cosas pero muy pronto para otras, y estás un poco en terreno de nadie. Del modo que lo plantea la sociedad hoy en día, parece que a los cuarenta tengas que estar recogiendo frutos en lugar de sembrando. Quien a esa edad no lo ha conseguido, puede sentirse frustrado, y entrar en unas inseguridades con las que es difícil lidiar. Esta película habla de todo esto a través de cuatro amigos. Son dos historias paralelas que confluyen y divergen en el modo de vida y las situaciones del mundo gay y el mundo heterosexual. En el mundo gay, llega un punto en el que está la idea generalizada de que es más difícil asentar una relación, que la gente se comprometa, que hay más miedo precisamente a ese compromiso. Y en cuanto al mundo hetero, llega un momento en el que sientes la necesidad de tenerlo todo para ser feliz, en este caso, formar una familia, pero al final eso no lo es todo. Si la esencia que mantiene una pareja unida, el amor, la confianza, se quiebra, por efecto dominó lo demás se destruye.

¿Qué tan autobiográfica es la película? ¿Cuánto tienen de ti estas historias?

Ya he escuchado a otros escritores o guionistas decir que “nunca le cuentes una historia a un guionista si no quieres verla en un libro o en una película”. En este caso, esta película es, no sólo autobiográfica, sino que está hecha de pequeños trozos de vida de toda la gente que me ha rodeado. Hay muchas situaciones reales que me han inspirado, que no aparecen exactamente iguales, y hay otras muchas que sí que han sucedido tal como están. A muchos de estos amigos les he dicho “¿te acuerdas cuando me contaste eso o la situación que vivimos en aquel momento? Está en la peli”. La película está totalmente nutrida de este tipo de experiencias y ellos están muy emocionados y muy expectantes de ver qué he hecho yo con eso.

Leía en el dossier de PYMK que las películas con temática gay actualmente tienen más ventas internacionales que las de otras temáticas. ¿Por qué crees que es eso? ¿Hay un auge de esta temática?

Creo que se está normalizando. A la gente le da menos reparo ir a ver las películas en un festival de cine gay, o ir a ver una película de esta temática. Hay menos reparo y mucha más visibilidad. Esto hace que tenga más seguimiento y más repercusión. Yo he intentado huir del estereotipo gay. He querido hacer una película totalmente normalizada, en la que hay un personaje gay con un personaje heterosexual que confluyen con total normalidad, que el tema de la sexualidad no importe lo más mínimo.

¿Y la ciudad? ¿Qué rol tiene Los Ángeles, en esta película? Tengo entendido que es una parte importante a la hora de sacarla al mercado…

No es tanto la ciudad física, como la esencia, el sentimiento que tiene vivir en Los Ángeles. No es una película en la que estés todo el tiempo enseñando la ciudad, al contrario. Sin embargo, respira esa actitud. En algunos momentos, hay actitudes muy angelinas que todos conocemos. Pero luego hay esa alma y sensaciones que desarrolla la gente que vive en Los Ángeles. Es una ciudad diferente, especial. Te puedes sentir muy solo en cierto momento, hay días que la odias y días que la amas, es una ciudad de mucho contraste. Yo tenía un poco de respeto a escribir una película, no sólo en inglés, sino sobre una ciudad y su gente siendo yo de fuera. Me parecía un poco atrevido. Pero me ha chocado positivamente que la gente que se ha leído el guion ha dicho que es muy angelino, que respira mucho la esencia de Los Ángeles.

Hablábamos en nuestra entrevista con Elisa Lleras del VOD y de las posibilidades que da a películas más pequeñas. ¿Cómo de importante puede ser para People You May Know?

Hoy en día este tipo de plataformas son una gran ventaja para películas como la nuestra, que hace unos años no hubieran tenido ninguna posibilidad si no caen en manos de una distribuidora. Sobre todo, porque igual podrías conseguir que una pequeña productora la proyectara en un par de salas pero si no tienes dinero para promocionarla se queda en nada. Sin embargo, estas nuevas plataformas tienen una capacidad de repercusión tan o mayor que la propia distribución en salas. Es una de las mejores salidas para películas de poco presupuesto. A mí me encantan, valoro mucho este tipo de plataformas, que luego tiene un gran seguimiento.

Has hecho películas en España y ahora una película en Estados Unidos. ¿Cómo de diferente es hacer cine en los dos países?

Una vez estás en el set y has dicho “acción”, en esencia es lo mismo. Aun así, aquí la estructura, todo lo que rodea a una producción, es mucho más estricto. Las labores, las profesiones de cada miembro de los equipos de producción están muy protegidas por los sindicatos. En España, en muchos casos, los guionistas están muy desprotegidos y los actores muy abandonados. A mí me chocaba la manera tan meticulosa tienen aquí de tratar algunos temas. Allá tenemos una manera de trabajar un poco más laxa, más permisiva en algunos momentos.

También es verdad que a mí me gusta mucho trabajar con los actores, hacer un trabajo previo de ensayos y de preparación, y aquí no están muy acostumbrados a eso. Los actores americanos no están muy acostumbrados a que los directores los dirijan, sólo a que les marquen las direcciones físicas de lo que hay que hacer. Y cuando les planteé que íbamos a estar ensayando, se quedaron un poco sorprendidos. Ellos están muy acostumbrados a resolver por su cuenta, y yo no. Entre todos, con sus aportaciones y con las mías, conseguimos sacar la película adelante. Me decían que estaban encantados con la experiencia y ha salido todo muy bien. Estoy muy contento, encantado con el casting que tenemos.

PYMK director1
El director durante el rodaje de People You May Know

De cara al futuro, ¿qué viene tanto para la película como para JC Falcón?

En la película, los productores están negociando la distribución por diferentes vías. Esperamos que esté terminada a finales de año para poder estrenarla a principios del año que viene. En función de la plataforma de exhibición que tenga, veremos qué orientación lleva, si va a festivales o a alguna plataforma de Internet. Tenemos mucha fe en este proyecto y creo que ha salido una niña bonita. Desde el principio, pensé que quien entrara en este proyecto tenía que ser por amor, no podía ser por dinero porque evidentemente, por ahora, nadie se va a hacer rico con esta película. Y así ha sido. Todo el que ha entrado ha disfrutado tanto del guión como de la preparación de la película y están enamorados. Y cuando hay tanto amor en una historia, sale bien.

En cuanto a mí, estoy trabajando en un proyecto, uno de los que estaban sobre la mesa, que lleva dos años para salir adelante y que espero que por fin salga en 2016. Es una película americana que se rodaría entre Los Ángeles y la India, una comedia que me tiene muy enamorado. Es una historia sobre las viejas leyendas, divas, de Hollywood que hacen un viaje a la India y ahí se monta el desmadre.

Suena un poco a The Best Marigold Hotel

De alguna manera sí. Cuando vi que salió la película, sobre todo la primera, pensé “¡ya se me han adelantado!”. Pero por otro lado ha ido bien porque ha puesto en órbita y de moda el cine hecho por actores y actrices mayores, que estaba ya muy denostado. Parece que cuando pasas de determinada edad ya no escriben para ti. Y esta película está escrita precisamente para estas personas. Las historias no tienen nada que ver, pero ha ayudado mucho a poner en órbita que hay grandísimas estrellas que están esperando, deseando que escriban algo para ellos.

Para ir cerrando, ¿Qué hace una película indie: la temática, la mirada del director, el presupuesto…?

Es un poco todo. La mirada del director viene dada en muchos casos, o en mi caso en particular, por las limitaciones de presupuesto. A partir de ahí se ha generado un estilo, un formato indie. Hay películas con ese punto indie con un presupuesto que ya quisiera yo, 7 millones de dólares. Pero realmente una películaindie es la que tienes que hacer con 400, 500 o 600 mil dólares en la que tienes unas limitaciones de producción que te obligan no sólo a ser creativo sino resolutivo. A mí como director me obliga a resolver visualmente de una manera que no haría en otro tipo de producción y a tener una visión diferente de la historia que quiero contar. Y sobre todo, esas limitaciones te dan ciertas libertades que no tienes cuando trabajas para un estudio en el que estás sometido a las pautas y a las direcciones de la productora. En una película independiente, se respeta mucho la libertad creativa del director y de los actores.

¿Qué consejo darías a un director que este empezando, ya sea en España o en Estados Unidos?

El consejo es bastante diferente en Estados Unidos y En España. Pero yo creo que lo que yo he hecho este año es una fórmula que me la aplicaría si estuviera empezando: no esperar a que llegue el megaproyecto porque se te va a pasar el tiempo en la espera. Hoy en día hay muchas más oportunidades de hacer proyectos más asequibles y realizar tú mismo tus propios proyectos. Lanzarte a contar tu historia utilizando las herramientas que tienes disponibles. Escribe lo que sea y ya sal a la calle a rodarlo.

Artículo original: http://indienyc.com/los-actores-americanos-no-estan-acostumbrados-que-los-dirijan-entrevista-jc-falcon-director-de-people-may-know/